S?bado, 04 de abril de 2009

De la vieja tradición

 

El ocho de Diciembre es la festividad de la Inmaculada Concepción, fecha que hace recordar la vieja y olvidada tradición de la promesa a la Virgen, hechas por aquellas fervorosas devotas, quienes se entregaban en cuerpo y alma para cumplir satisfactoriamente con lo propuesto y, también,  con el pago oportuno de la manda una vez cumplido lo pactado.

 

Pues bien, hubo un tiempo, en mi pueblo, cuando las matronas pedían a la Virgen el favor de hacer llegar o llevar a la hija, ya ennoviada,  al matrimonio completamente virgen, sin mancha y sin el pecado de haber fornicado o sea, como se dice actualmente, sin haber tenido relaciones sexuales antes de consumarse el matrimonio, y la novia, al momento de endicharse,  recibía las bendiciones del sacerdote y se tomaba fotos al lado de la Inmaculada haciendo votos de virginidad para entregarse completamente intacta, a su novio, una vez realizadas las anheladas nupcias.

 

Llegado el tiempo de haberse consumado el matrimonio, se procedía con el pago de la manda que consistía en llevarle a la Inmaculada la corona y el ramo de la novia o buqué,  que orgullosamente engalanaban a la imagen de Virgen por muchos días, siendo fiel evidencia de la pureza, castidad y dignidad femenina de la contrayente.  De ello, distinguidas Señoras de Juan de Acosta, pueden dar testimonio.

 

El gran temor y gran vergüenza de esos tiempos era que la novia fuera regresada al seno de sus padres cuando el novio no encontraba nada, o sea que no encontraba virginidad en ella y, aquella niña, era apartada y rechazada por la sociedad y, una vez sometida a confesión, los agraviados padres le cobraban la deshonra al culpable, presentándose casos lamentables como el descrito por nuestro gran escritor Gabriel García Márquez en su libro “Crónicas de una muerte anunciada”.

 

Hoy, cuando se aproximan las festividades de la Inmaculada Concepción, recordando aquellos tiempos, quiero soltar unas cuantas preguntas a Usted mi querida amiga que me escucha en este momento: ¿Usted sabe lo que es la deshora? ¿Le pedirá a la Inmaculada llegar al matrimonio sin máculas o manchas propias de este medio en que vivimos? ¿No cree Usted que debe ser ejemplo ante las hijas que tenga en su matrimonio? ¿Iría al altar de la Virgen a prometerle la corona y el ramo de novia cuando se case? ¿Le pedirá que le proteja a su hija de los lamentables abismos de la perdición? ¿Le gustaría que a su hija se la deshonren?

 

Quedan en el aire estos cuestionamientos y  Usted dirá en su alegato que estas preguntas tontas y absurdas no deben hacerse hoy en día porque estos son otros tiempos; y yo, defendiendo mi punto de vista contrapunteo con mi tesis, respondiéndole que los valores humanos eran, son y serán siempre los mismos ¿Sí ó no? y no debe confundir libertad con libertinaje.

 

En todo caso, mí querida amiga, si Usted llega a casarse, no lance a la suerte su ramo de novia a un puñado de solteronas, que esa no es tradición nuestra; o si desea, bien puede lanzarlo;  pero  regale la corona, como antaño se hacía, a la imagen de la Inmaculada concepción para que orgullosamente la lleve en las sienes y proteja y dignifique a la familia que tenga en su matrimonio.  

 

Recuerde que inmaculada significa sin mancha, sin pecado, llena de pureza, decoro y pundonor;  y la inmaculada concepción es patrona de las doncellas y las madres agraciadas y, para ella el mejor regalo es la corona de la novia revestida de castidad.

 

¡Ah mundo! ¡Si te viera mi abuela por un hoyito!              

 

            

Escribió FERMÍN MOLINA VARGAS

Juan de Acosta, sábado 15 de noviembre de 2008

 

Fermovar100@hotmail.com

1234567@telecom.com.co

http://www.poetasdelmundo.com/verInfo_america.asp?ID=5021

http://www.poetasdelmundo.com/verNot.asp?IDNews=1688

http://www.EveryOneWeb.es/ferminmolinavargas

http://www.facebook.com/group.php?gid=32073739222&ref=ts#/profile.php?id=1234087409&ref=profile

http://ferminmolinavargas.blogcindario.com

 

 


Tags: Actualidad

Publicado por 7771947 @ 0:36
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios